Facebook Twitter rss Google+ Google+

KDE

Published on April 18th, 2017 | by baltolkien

4

Plasma Phone, el último baluarte del Software Libre

Este artículo, com Gandalf, no se publica ni pronto ni tarde sino en el momento justo. Y es que todo el asunto de Canonical, Unity, Ubuntu Phone y Mir ha hecho reflexionar al gran Rubén Gómez Antolí, miembro de KDE España, del HackLab Almería y conductor habitual de los podcast de KDE España y ha creado el presente artículo: Plasma Phone, el último baluarte del Software Libre. Un servidor no ha hecho más que hacer la presente introducción, maquetarlo y difundirlo. Espero que os guste tanto como a mí.

 Plasma Phone, el último baluarte del Software Libre

Introducción

La evolución del teléfono móvil de 1994 hasta el 2014, por Jojhnjoy (Own work, based on the work of Anders) [Public domain], via Wikimedia Commons

A finales de los 90 o principios de los 2000, un buen amigo me dijo que alguien había dicho que nuestros próximos ordenadores serían los móviles. En aquel entonces los móviles ya eran una realidad, todavía convivían la redes terrestres y las satelitales aunque poco más durarían las primeras.

Los terminales eran grandes aunque empezaban a adelgazar pero no había nada que apuntará a que aquella aseveración tuviera visos de realidad y así se lo hice saber a mi amigo, posiblemente con no muy buenas palabras incluso.

Hace algo menos de 6 años, Mark Shuttleworth anunció la convergencia para el ordenador y los móviles. No era una idea nueva, el proyecto KDE ya había hecho algún tímido intento con el asunto mediante el proyecto Plasma active, pero era la primera vez que una empresa con un negocio basado en el software libre iba a hacer el intento en serio.

Los móviles del 2011 ya eran más potentes y tenían más memoria RAM que el AMD K7 que utilizaba cuando mi amigo me dijo aquello de los móviles, así que, ¿por qué no? ¿Por que no podíamos soñar con el asunto?

Microsoft también pareció verlo y apareció el proyecto Continuum. No sigo el proyecto y no tengo ni idea de como funciona pero ya he visto dispositivos que lo utilizan y, amigos, no tiene mala pinta.

¿Es la convergencia el futuro?

Si hay que responder de forma unívoca a esta pregunta, la respuesta es si. Y es si para una inmensa mayoría de personas, y posiblemente sea una respuesta universal en un plazo más largo.

¿El Universal Mobile Personal Computer es el futuro?

El usuario que navega, consulta su correo, utiliza aplicaciones de mensajería instantánea, escribe algún documento, consulta un navegador GPS y alguna que otra aplicación más (que si un gestor deportivo, uno de economía familiar, un gestor de tareas, etc.) no necesita mayor potencia que la que puede suministrarle un móvil. Y ese móvil va siempre con él, ¿para que necesita un ordenador y complejas herramientas de sincronización para la agenda, las tareas y los documentos? Lo único que debería necesitar es un cable para enchufarlo a un monitor, un teclado y un ratón. Y eso es lo que la convergencia promete. La nube que muchos predican no es la respuesta, y no lo será mientras Internet no llegue hasta el último rincón del mundo y eso está lejos todavía de suceder.

Para aquellos otros que utilizan el ordenador para desarrollar, o para hacer cálculos complejos la respuesta es, todavía no. Pero no se puede descartar la aparición de bases que expandan y complementen la potencia de los terminales para aportar ese extra que necesita el dispositivo para esas tareas.

¿Desaparecerá el ordenador, entonces, como tal? Seguramente no, porque habrá empresas que los tendrán en los puestos de sus empleados pero, casi con seguridad todos aquellos puestos que necesiten movilidad prescindirán de él. Y todos aquellos que se llevan trabajo a casa (y estamos hablando de mucha gente) lo van a querer también. Ni hablar de los autónomos que hoy trabajan aquí y mañana allí.

Y, en ese sentido, parece que hay un pequeño sector de la industria que esta escuchando esa llamada de dispositivos pequeños y fácilmente transportable: el Kangaroo, el Intel compute stick y otros  parecidos, además de un producto sorprendente en otro mercado diferente: la Nintendo Switch.

Aún siendo productos comerciales utilizables en el día a día, en cierta forma no dejan de ser prototipos de lo que esta por llegar. Están mostrando el camino que, posiblemente, todos acaben andando.

El fracaso de la convergencia en Ubuntu

Ubuntu, Canonical, parece soñar con ese futuro cuando habla de Unity 8 y de Ubuntu Phone, quiere triunfar donde otros actores de Gnu/Linux no han podido y, aunque algunos dentro del mundo libre criticábamos aspectos de ese plan para hacer realidad el sueño, depositábamos nuestras esperanzas en él. Hasta el pasado 5 de abril de 2017, cuando Mark Shuttleworth anuncia el fin de la inversión en la convergencia y Unity 8 por parte de Canonica quejándose amargamente de ello pero sin posibilidad de vuelta atrás.

La convergencia prometida por Mark basada en Ubuntu.

Reacciones al anuncio hay muchas, tanto en la blogosfera hispana como inglesa, cualquier búsqueda al respecto nos lo muestra.

Sin embargo, casi ninguno ha puesto el énfasis en lo que esto supone, muchos se han centrado en el futuro de Unity o simplemente en comunicar la noticia. El único que se muestra preocupado por el problema de la convergencia es JaviPas de Incognitosis, que expresa en parte lo mismo que relata este artículo.

Cierto es que hay mucho que criticar a Ubuntu, pero también hay mucho que agradecerle, ha intentando durante largos años enfrentarse cara a cara a Microsoft y Apple en un terreno donde llevaban ventaja (por razones no siempre técnicas como bien sabemos y no es momento de sacar a relucir) y estaban tratando de llegar a un puerto desconocido antes que otros. Y eso es posible que mucha gente no haya sabido verlo.

Tras la renuncia de Ubuntu, ¿donde se queda ahora el software libre en el campo de los móviles, parte fundamental de la convergencia? ¿En Android que no es, ni de lejos, libre y esta totalmente supeditado a los caprichos, vaivenes e intereses de Google?

¿El año de Gnu/Linux en el escritorio? Lo que la historia nos enseña

«Este es el año de Gnu/Linux en el escritorio», tantas veces repetido a ver si alguna vez resulta verdad. Si aceptamos como cierto las hipótesis anteriores, con la renuncia de Canonical a la convergencia, ese año que todos los amantes del pingüino deseamos con ansia, no va a llegar nunca. Porque se acaba de renunciar desde este sector del software al futuro, porque acabamos de aparcar nuestra máquina de cabeza y nos hemos trasladado, como tantas otras veces hemos hecho, a seguir en el vagón de cola, imitando lo que hacen otros. ¿Y que pasa con los que se dedican a seguir a otros? La historia nos enseña que se vuelven irrelevantes.3r Encuentro del Software Libre

Pongamos el caso de España, por tocarnos de cerca; al grito de «que inventen ellos» el país es irrelevante en cualquier sector tocante a la innovación o desarrollo de tecnología, incluyendo a las maltratadas por los gobiernos energías alternativas. Y no es falta de talento, iniciativa o personas brillantes que haberlas haylas, es la falta de cultura, es la falta de apoyo social e institucional. ¿Cuando se piensa en ciencia, innovación y
tecnología, quien piensa en España? Se piensa en el MIT, se piensa en UCLA, se piensa en Alemania, Japón, Corea del Sur…

¿Es ese el camino que quiere recorrer el escritorio de Gnu/Linux? (Por lo demás dominante en otra áreas) ¿Queremos abandonar al usuario y que no le quede más remedio que utilizar otros sistemas operativos por no contar con opciones? ¿O queremos liderar el cambio y ser los primeros en llegar?

Esa decisión era la convergencia, Mark Shuttlework, Canonical, lo supo ver y, para nuestra desgracia, ha tenido que abandonarlo.

Y, al abandonar ellos, nos abandonamos todos los usuarios de Gnu/Linux que todavía tenemos la esperanza de ver triunfar a Gnu/Linux en el escritorio del usuario final, y no solo allí donde no puede verlo, en los supercomputadores, en los servidores y en un recóndito espacio invisible de nuestro móvil Android.

Ya hay augúrios de una nueva «edad oscura» para el escritorio de Gnu/Linux.

Plasma Phone, ¿el último baluarte?

Los sueños, sueños son, pero la vida es frenesí, y sueños. Y nadie, todavía, ha dejado de soñar.

Maru OS es, en la actualidad, el único intento real por parte del SL de andar el camino de convertir tu móvil en tu ordenador. Cierto es que no esta peleando con la convergencia, si no con otro camino paralelo, lanzando una especie de máquina virtual a través de la salida HDMI de algunos móviles. Sin embargo, esto a algunos se nos queda corto, y no solo por los limitados modelos que soporta Maru OS.

No parece haber otros movimientos por parte de grandes actores, Gnome soporta dispositivos táctiles y es de esperar que volviendo Canonical a usar Gnome, y Wayland, aporte a esos proyectos la experiencia acumulada durante estos años. Tampoco es el fin de Unity ya que se ha anunciado un proyecto continuador del mismo, sin embargo no esta claro que la convergencia vaya a tener un espacio relevante en ellos.

¿Donde quedan las esperanzas del mundo libre depositadas ahora?

Plasma Phone, el último baluarte del Software LibrePues, posiblemente, el actor mejor posicionado en las condiciones de hoy sea Plasma Mobile (también conocido como Plasma Phone). Como bien nos ha dicho en los podcast de KDE España Aleix Pol, Plasma Mobile es más un intento de probar las tecnologías de KDE en entornos diferentes al PC que otra cosa y, sin embargo, se encuentra bastante avanzado. (La página oficial habla de otra cosa no obstante.)

El caso es que Plasma Mobile tiene sentido, y tiene sentido porque esta haciendo, y obligando, a realizar cosas lógicas:

  • Está forzando el desarrollo de Kirigami, una plataforma que proporciona a las aplicaciones que la utilicen, sin un trabajo extra por parte del desarrollador, la habilidad de tener un diseño adaptativo, algo
    necesario cuando el entorno tiene que adaptarse a distintas pantallas para la convergencia.
  • Pero, además, y gracias a Kirigami, podemos pasar a otra cosa que tiene todavía mucha más lógica: utilizar nuestras aplicaciones ya desarrolladas y probadas en Gnu/Linux durante muchos años en nuestro móvil. Evitar el desarrollo de aplicaciones específicas para el móvil abandonando las habituales y obligándonos a rehacerlas, a reinventar la rueda. ¿No es más lógico aprovechar los excelentes motores que ya sabemos que funcionan y adaptar la interfaz? (Al respecto de Kirigami, hace poco hicimos un podcast específico sobre el mismo.)

Este último aspecto no es algo novedoso, Nokia ya lo intento en cierto sentido con Maemo (para algunos un s.o. para móviles todavía no superado), ahondando en ello, ¿que sentido tiene rehacer una aplicación que ya sabemos que funciona -y que funciona bien- aparte de dejar ingresos en una plataforma controlada por gigantes del software? No, hay que abrir los ojos y ver que el futuro no se encuentra ahí. Si el software  libre quiere sobrevivir tiene que hacer las cosas de forma distinta.

Y, a pesar de todo esto, y como nos decía Aleix, nadie dentro de Plasma Phone esta trabajando en la convergencia aunque ya se sugieran cosas.

Si Plasma Phone se ha convertido en el último baluarte de la convergencia en el mundo libre, sería deseable que la comunidad se percatara de este hecho y metiera las manos en la masa, porque Gnu/Linux tiene futuro en el escritorio, y el escritorio, apunta hacia la convergencia; porque la vida es sueño, y los sueños, sueños son.

Tags:


About the Author

Fundador y editor de KDE Blog. Profesor de ciencias en Secundaria, enamorado de su familia y del Software Libre. Sígueme en Twitter: @baltolkien



4 Responses to Plasma Phone, el último baluarte del Software Libre

  1. Ricardo Sánchez Molina says:

    Miembros del Mundo Libre. UNIOS!!!

  2. Javierinsitu says:

    Muy buen artículo.
    Soy un convencido de que la convergencia es el futuro. Soñaba con el éxito de canonical y así poder esquivar a Windows y a android. También seguía de cerca la evolución de plasma en este aspecto. Ese sueño terminó, y sinceramente no creo que plasma phone sea el “último baluarte”. Lo veo más bien como un intento anacrónico de convergencia, algo así como una patrulla pérdida de Vietnam una vez que la guerra terminó. Tiemblo al pensar en que el futuro sea una chromebook o algo similar.
    Rabia y pena.
    Un saludo

  3. g says:

    reflexiva la publicacion

  4. jors says:

    steven Jobs tuvos sus fracasos y victorias mark sigue adelante

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to Top ↑