Probando plasma 5

Probando Plasma 5 en mi portátil

Desde que apareció Kubuntu 14.10 en mi portátil de uso diario estoy probando Plasma 5. Han pasado casi dos meses y es el momemto de hacer una pequeña reflexión.

Probando Plasma 5

Cambiar de entorno de escritorio es un ordenador que es la herramienta habitual de trabajo es una decisión nada trivial.

Mi pequeño portátil de 13 pulgadas es el dipositivo que se pasea por todas las aulas donde imparto clase de ESO y en la Universidad. Además se pasea se pasa el día manejando todo tipo de documentos ofimáticos, conectándose a un buen número de conexiones de inalámbricas y a otro buen número de proyectores.

Y cuando mi jornada habitual finaliza, se convierte en mi mi pequeña oficina para realizar las publicaciones del blog y centro de ocio en el escaso tiempo que me queda.

Esto significa que estoy  probando Plasma 5 como antes utilizaba Plasma de KDE 4 y por ello estoy capacitado para comentar sus bondades y defectos agrupados en varios apartados.

Cómo instalar Plasma 5 en Kubuntu

  • Experiencia visual: La sensación es que el escritorio es más liviano y todo fluye con más naturalidad. No obstante creo que hay mucho espacio entre algunas filas de aplicaciones, como en Kontact. Los iconos Breeeze son muy bonitos y funcionales, un acierto. Nada que objetar.
  • Conectividad con redes wifi: En este apartado me ocurre algo extraño. Tras poner la contraseña en el gestor de conexiones de red, el ordenador la recuerda pefectamente pero no se conecta automáticamente. Espero que esto resuelva en la próxima versión.
  • Rendimiento de la batería: No he notado ningún problema con la gestión de energía. El portátil sigue gastando energía de la forma habitual teniendo un vida útil bastante elevada de más de 7 horas.
  • Conexión a proyectores: Suelo visualizar tanto mis apuntes de clase como utilizar la visualización de vídeos didácticos en los proyectores de las aulas. El portátil siempre se conecta aunque tengo problemas en algunas ocasiones a la hora de entrar en hibernación o cuando lo desconecto ya que a veces no vuelve a la configuración inicial. Otro punto a mejorar aunque hay que reconocer que el módulo ha mejorado muchísmo.
  • Problemas generales: También de forma ocasional tengo algunos problemas con algunas aplicaciones. Este problema me suele ocurrir al cerrar Okular, lo cual me obliga a reiniciar el portátil y a cerrar la aplicación desde el gestor de Actividades del Sistema. También Dolphin me da algunos cuelgues ocasionales, que se soluciona reiniciando la aplicación.
  • Personalización:  A pesar de que muchas de las habituales han desaparecido en Plasma 5, lo cierto es que no las hecho mucho en falta. Reconozco que añoro algunos plasmoides y algunas opciones de configuración del fondo de pantalla, pero puedo vivir sin ello.

En general, el resultado es bastante satisfactorio y la mejor prueba de ello es que tras casi dos meses no he tenido ninguna necesidad de volver al escritorio Plasma de KDE4

 

 

 

3 comentarios en “Probando Plasma 5 en mi portátil”

  1. Pingback: Probando Plasma 5 en mi portátil | PlanetaLibre

  2. ¡Vaya!
    Parece que va mejor de lo que me imaginaba.
    Supongo que los problemitas con dolphin y okular se solucionen al ser portados a kf5.
    Una pregunta:
    ¿Has necesitado conectar tu portátil a alguna pantalla vía hdmi?
    Si no, has la prueba y luego nos cuentas que tal te funciona la multipantalla.
    Como ya te comenté hace un par de meses, yo tuve problemas con eso y no me quedó más remedio que instalar la versión de Kubuntu 14.10 con el viejo plasma, ya que para mí es algo muy importante por mis problemas de visión.
    Saludos

  3. Hola. A mí me pasó lo mismo con respecto a la gestión de redes Wifi, yo lo solucioné de la siguiente manera:
    Abriendo la ventana de «Gestión de conexión», donde aparecen todas las conexiones guardadas. Luego ubicamos la que queremos y la editamos. Nos aparecerá otra ventana cuya primera pestaña es «Configuración general». Una de las opciones es «Conectar automáticamente a esta red cuando esté disponible» y aparece marcada por defecto. La desmarcamos, aceptamos, la editamos nuevamente, esta vez la marcamos, y finalmente volvemos a aceptar los cambios.
    Al parecer no está habilitada por defecto, aunque así lo muestre la opción marcada, por eso hay que desactivarla y volverla a activar para que se registre el cambio en el sistema.
    Saludos,
    Jorge

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.